Buscar
  • Discapacitarte

"El oído de Gepetto y el reflejo del Hada Azul"

Actualizado: 17 de abr de 2020

“Míralo Fígaro, parece que viviera, qué hermoso sería si viviera de verdad. Mi deseo -dice Gepetto- es que la estrella haga de Pinocho un niño de verdad”.


Fragmento de la película Pinocho de Walt Disney, 1940.


Película de Pinocho Walt Disney, 1940.

¿CÓMO ESCUCHAR A LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL?


Esta pregunta que en un primer momento puede parecer muy simple, en realidad es muy difícil de responder. Acercarnos a esta experiencia de escucha especial nos lleva a conocer lo que implica el efímero y a la vez contundente arte de la expresión a través de las palabras.


Las personas con discapacidad intelectual “parecen” ser escuchadas, en la atención especial que reciben, en las diversas terapias a las que se les lleva desde pequeños, de rehabilitación física, de aprendizaje, incluso de lenguaje, pero me pregunto ¿esto es escuchar?... parece que muchas veces con estos tratamientos se les ayuda a ser funcionales, pero esto claramente no es lo mismo que escucharlos.


Sabemos que las personas con discapacidad intelectual, aún al presentar daños neurológicos importantes, tienen la posibilidad de hablar por ellos mismos, siempre y cuando su voz encuentre un oído dispuesto para escucharlos. No se trata de que aprendan a decir o repetir lo que otros esperan que digan, tampoco se espera que logren expresarse con una dicción perfecta, lo que es fundamental es lograr hacer que hablen, para que de esta manera puedan vaciar el reflejo de su voz en ese recipiente llamado oído.

Aventuras de Pinocho de Carlo Collodi

En el cuento de Pinocho, podemos darnos cuenta como el hada azul busca en el muñeco de madera (su pequeño con discapacidad intelectual), el reflejo de la mirada, de su mirada para contactarse con ese “alguien” que está ahí, más allá de la discapacidad. De esta manera, abre la puerta para que sea posible que ellos puedan después relacionarse con otras personas como el padre, los hermanos, maestros, terapeutas, cuidadores y amigos.


En el relato de este cuento, también podemos encontrar el deseo de Gepetto, padre de Pinocho, de llegar a tener un hijo para poder conocerse a través de él. El oído de Gepetto, lejos de lo que se piensa, es ese fino instrumento capaz de captar el reflejo de la luz convertida en sonido, cuando este es capaz de escuchar la voz de un pequeño muñeco de madera que le dice papá “Soy yo”. A partir de ese momento, cuando se logra que el muñeco se inserte en el lenguaje, aparece una persona que puede hablar, con lo que adquiere con el tiempo la posibilidad de llegar a subjetivarse. Es entonces cuando Gepetto puede saber de su hijo y de esa forma puede también saber algo de sí mismo.

Este proceso de escucha es complejo, muy difícil de identificar aún por músicos y psicoanalistas, y es en esta complejidad donde muchas personas con discapacidad intelectual dejan de ser escuchadas, lo que por consiguiente las lleva a dejar de hablar. Con el tiempo, este silencio va aumentando su angustia y poco a poco se aíslan, hablan solos, se enferman, enloquecen, agreden a otras personas o se agreden ellos mismos, llegando por esta situación, incluso a morir prematuramente.


Las personas con discapacidad intelectual no son escuchadas, conocemos infinidad de historias donde el paso del tiempo muestra el deterioro de este largo silencio en el que han vivido.


Escucharlas no es fácil, se requiere de este proceso de escucha especial a través de diversos sentidos, de aprender otro idioma, de paciencia, de escucharse a sí mismo, de discapacitarse y sobretodo, de encontrar ese oído de Gepetto que esté dispuesto a escuchar para promover el discurso de una persona con discapacidad intelectual.

Es frecuente que las madres supongan que entienden a sus hijos y parece que esto es escucharlos, sin embargo esto no es suficiente, pues es fundamental que Gepetto, representado por el padre o el psicoanalista, participe en este proceso a través de la escucha, promoviendo de esta forma la expresión de un discurso, porque es ahí donde vamos a escuchar la voz de ese Pinocho que es capaz de hablar por sí mismo y a partir de entonces, es cuando iniciará su proceso para insertarse en la cultura y en la sociedad a la que pertenece.


En Discapacitarte nos dedicamos a escuchar desde el Psicoanálisis a las personas con discapacidad intelectual y a su familia, abriendo de esta manera la posibilidad de que puedan generar un discurso que los lleve a hablar y como consecuencia de esta expresión podrán establecer relaciones significativas con otras personas, mejorar su proceso de desarrollo y conocerse a sí mismos, lo que poco a poco los llevará a dejar de ser una carga para otros, convirtiéndose en compañeros especiales de quienes están en su entorno.


Como muestra de lo que la escucha puede captar cuando una persona con discapacidad intelectual habla, les comparto el fragmento de un poema creado por María durante su proceso de Psicoanálisis, el cual pude escribir mientras ella lo decía por primera vez.


“¿Qué hago con los sueños? Es bonito soñar diferentes cosas y también diferentes cosas de la vida, del amor. La vida es buena y también es difícil y sueño varias cosas y sueño con colores y sueño las estrellas y sueño también mi planeta, mis planetas”


María Kuhne, 2009.

Autora: Mtra. Cecilia Rosales Vega

Atención Psicológica en Centro Discapacitarte

Correo: info@discapacitarte.com

Cecilia Rosales Vega estudió la carrera de Psicología en la Universidad Iberoamericana, tiene una Maestría en Investigación Psicoanalítica por la AMPIEP y participa desde hace varios años en diversas actividades de la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis. Es fundadora y directora del Centro Discapacitarte, donde proporciona con un grupo de especialistas consultas de atención psicológica para personas con discapacidad y su familia, realiza talleres para maestros, terapeutas y especialistas e imparte conferencias sobre el tema de discapacidad en escuelas, clínicas y diversos medios de comunicación. Ha conducido y participado en diversos programas de radio en el Instituto Mexicano de la Radio y publicó una colección de cinco libros titulada “¿Qué hago con un niño con discapacidad?” editados por Pax.


75 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo